jueves, 8 de mayo de 2008

SoniDO


Que la música suene
Entre la lluvia
Entre palabras
Sonoras e insonoras
Entre un suspiro
Un hueco, una mirada
Entre un abismo
Un sueño,
Nueva alianza.

Que la música suene
Eternamente
El ritmo en el caer y el levantarse
Que cante entre los árboles
Y el río
Que alabe a su creador
Dios infinito

Que la música suene
En su silencio
Se haga sentir
Entre un nuevo latido
Que su sonoridad mueva montañas
Que calme tempestades
Y crezca la esperanza

Que la música calle
Y se haga eco
Eco de lo imprevisto
Lo sublime
Se haga creación eterna
Comunique
El lenguaje de un alma
Que se abre
Hacia la luz que brilla
Entre los aires.

Que la música
Enseñe
Se entrelace
Conozca tu mirada
Y tú dulzura
Despierte la mañana
Y forme el horizonte
Y haga ver en el otro
Tu ternura.



Este poema, es para mi graduación de piano, donde leeré algunos cuantos de mis escritos, y quise compartirlo con ustedes, me entusiamó mucho escribirlo, porque sé que pronto se acaba una etapa de mi vida musical, al igual que como persona, que me hace cada día agradecer tanto a mi lindo papá Dios por seguir a mi lado, soportando mi ruido, desafine y mis simpáticas debilidades.

"Tus acciones, Señor, son mi alegría"

2 comentarios:

Yuan dijo...

No podré ir a tu graduación... snif... Pero iré a la puesta en circulación de tu libro... ¿cuándo es?!!!

Brenda dijo...

en serio, no no no, EN SERIO, tu me ta relajando... seria mejor decir En coro tu me ta relajando...